Noticias

ORTIZ ACUSA A YPFB DE OCULTAR CONTAMINACIÓN EN BULO BULO

El senador opositor Óscar Ortiz acusó ayer a  Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y autoridades gubernamentales de  encubrir la contaminación de las aguas del arroyo Muñecas con residuos químicos de la planta de úrea de Bulo Bulo.

“Queremos presentar nuevos indicios de que YPFB y autoridades del MAS  quieren tapar un escándalo de contaminación en la zona vecina a la planta de amoniaco y úrea” dijo el legislador.

Según dijo, por “decisiones políticas”  la estatal YPFB “no informó públicamente de que se había producido esta contaminación, esta afectación con la contaminación del arroyo vecino al pueblo de Bulo Bulo”, afirmó en  conferencia de prensa.

Cinco comunidades, que pertenecen a la subcentral 18 de Octubre, fueron afectadas por las operaciones del complejo petroquímico. Sus pobladores denunciaron que detectaron mortandad de peces y ganado desde 2017, además de problemas en la salud relacionados al consumo de agua del río Muñecas, según un reporte del diario Los Tiempos.

Según el mismo medio impreso, cinco dirigentes ingresaron a la planta de Bulo Bulo acompañados del alcalde de Entre Ríos, Aurelio Rojas, y el subalcalde de Bulo Bulo, Germán Suñagua, pero no se conocieron los resultados de ese encuentro por un “pacto de silencio” impuesto.

El pequeño ganadero  Demetrio Véliz  rompió esa confidencialidad y habló con diario El Deber. Le contó que un mes después de la inauguración de la planta (septiembre de 2017) las transparentes aguas del arroyo Muñecas se volvieron oscuras y los peces  murieron.  “Cuando largaron el agua, todo quedó una hediondera”, relató.

Veliz  y varios dirigentes reclamaron a  YPFB y al operador Samsung. “Aquella vez el ingeniero ambiental de Samsung, un boliviano, nos dijo que la planta de úrea no estaba completa. Que necesitaba lagunas de oxidación y  no se contemplaba en el proyecto”, denunció.

El senador Ortiz denunció  que el Gobierno ocultó información a los pobladores de la zona.

“Claramente el buscar tapar un escándalo como éste con contaminación que afecta a pobladores del lugar,  obviamente tiene un serio impacto sobre la fauna y sobre el medioambiente”, dijo y reprochó la “actitud sumamente irresponsable” de las autoridades de YPFB.

Como prueba del encubrimiento presentó una grabación en la que se escucha supuestamente al subalcalde de Bulo Bulo, Germán Suñagua, en la sesión del Concejo Municipal de Entre Ríos del 17 de mayo de este año.

“Nosotros como autoridades estamos evitando que esto salga a la luz pública”, indica.

El Gobierno admitió que una fuga de amoniaco paralizó la producción de planta./pagina siete