Noticias

TAMBALEA EL DIÁLOGO EN NICARAGUA

La Policía nicaragüense detuvo a 164 personas durante el transcurso de las manifestaciones de este fin de semana en la capital, Managua, contra el presidente del país, Daniel Ortega, en plena ronda de conversaciones entre las autoridades y la oposición para poner fin a la violencia política que ha sacudido el país durante meses y arrojado un saldo de centenares de muertos.

Tensión. Las manifestaciones han supuesto un retorno a la tensión que, según la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, un grupo que aglutina a diversas organizaciones opositoras contra Ortega, “pone en alto riesgo la continuidad de las negociaciones” con un Gobierno acusado de violar flagrantemente los derechos humanos.

Ortega no está dispuesto a irse pacíficamente. Las escenas mostraban a jóvenes golpeados con dureza, mujeres lanzadas con violencia dentro de las patrullas, señoras detenidas a golpes y periodistas asediados y agredidos. Daniel Ortega demostraba que no está dispuesto a dejar el poder de forma pacífica. A casi un año de la crisis desatada en abril de 2018, la violencia de ayer amenaza con liquidar el diálogo que el régimen mantiene con la opositora Alianza Cívica.

Crisis sin final a la vista. La crisis estalló en abril de 2018. Comenzó con protestas por una polémica reforma de la seguridad social que crecieron rápidamente hasta exigir la “democratización” de Nicaragua, en lo que ha sido el mayor desafío a Ortega en sus quince años de gobierno.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la crisis ha dejado ya 325, aunque algunos grupos locales humanitarios elevan esta cifra a 561.

325 Muertos
han dejado las manifestaciones hasta ahora en Nicaragua.

EFE-el día